La tecnología está revolucionando el mercado financiero y el de seguros

Por Gustavo Daniel Fornari – Gerente General de Liveware IS.-

Las novedades tecnológicas se están dando, en un extremo por la permanente búsqueda de las entidades tradicionales del sector bancario de acercarse cada vez más a sus clientes o potenciales. Ello se evidencia en nuevas aplicaciones o funcionalidades en las plataformas web y mobile de home banking, pago o promocionales, cuya finalidad persigue agilizar funciones y operaciones, reduciéndose paulatinamente los costos en los canales tradicionales. En el otro extremo, tenemos la aparición de nuevos players en el sector, como ser las fintech o los canales no bancarios de financiamiento, que impulsados por las nuevas herramientas tecnológicas transaccionales, han comenzado a pisar fuerte en este campo, sin aún erosionar la base de naturaleza bancaria, pero sí instalándose como un futuro competidor a considerar. Ambas cuestiones repercuten en el mercado asegurador, donde también se busca estar “más cerca” del cliente, ofreciéndole nuevos canales de contacto e interactuación digital, más allá de la noble tarea del asesor/productor cuya figura seguramente continúe impulsando por años dicha cercanía. El horizonte en este ámbito apuntará a seguir ofreciendo esa cercanía en el mundo digital, sumando otras funcionalidades que tiendan a comprender las necesidades del cliente, ya sea pudiendo capturar en tiempo real las necesidades propias ante un siniestro, o bien ofreciendo servicios conexos (por ejemplo: medicina prepaga, ART, seguros de consumo, turismo) u otros promocionales.

En Argentina, aún con un bajo a moderado nivel de bancarización, los cambios producidos por el impacto de la tecnología en estos mercados son positivos. Igual juega mucho en este sentido la percepción que se tenga de los mismos, según el sector usuario. Una franja etaria no familiarizada con los últimos adelantos o indiferente a los mismos, claramente puede no percibirlos adecuadamente e incluso con un impacto negativo. De allí que entendemos debe evaluarse adecuadamente la fragmentación de la cartera para poder concebir experiencias exitosas en todas ellas, tanto sea al usuario que desea pagar por NFC (del inglés Near Field Communication”) desde su celular como para aquel que aún no utiliza el uso del “plástico” como medio de pago. Se suelen ver con frecuencia lanzamientos de aplicaciones que pueden ser recibidos positivamente, pero que sin estar complementados con otras acciones integradoras, sólo cubren una mínima necesidad del mercado sin resolver u optimizar el funcionamiento operativo.

El futuro tecnológico en materia financiera, será la extensión de funcionalidades orientadas hacia el cliente. El horizonte debe estar puesto en incorporar a aquellas personas que no forman parte del sistema bancario, o que aún utilizan los canales tradicionales (sucursal, acceso telefónico o cajeros automáticos). Es decir, crecimiento de orden horizontal expansivo, al tiempo que se sigue creciendo tecnológicamente para acompañar a quienes sí tienen una demanda de servicios digitales, cada vez más complejos. Es un lento trade-off entre la sucursal bancaria y el pago en el súper vía un Smartphone con NFC, por mencionar una tecnología ya existente. En el segmento de seguros, también el futuro estará dado por una extensión de funcionalidades y servicios hacia el cliente, optimizando la percepción costo-beneficio, tanto de los usuarios consumidores como de las propias empresas del sector. Pero fundamentalmente la tecnología cambiará la forma en como vemos los bancos: tradicionalmente el banco es un lugar adonde vamos a efectuar algunas transacciones financieras pero en un futuro el concepto de “banco” será algo que hacemos en cualquier lugar, en cualquier momento e instanciado a nuestra real necesidad.

Las Letes, nueva opción para las aseguradoras, debutaron a una tasa del 26%

El Gobierno se alzó ayer con el equivalente a unos US$ 3150 millones con nuevas colocaciones de deuda de corto plazo en el mercado local tras la subasta que marcó el debut de las Letras del Tesoro (Letes) en pesos, un nuevo instrumento ideado para las compañías aseguradoras locales, luego de la resolución de la Superintendencia de Seguros de la Nación que las obliga a reducir gradualmente sus tenencias de Lebac hasta extinguirlas en marzo.

Este “vehículo de reemplazo” para que manejen su liquidez de caja atrajo pedidos de compra por algo más de $ 69.250 millones, aunque el Ministerio de Finanzas (que había convocado a licitar por $ 40.000 millones) adjudicó títulos por apenas el 36% de esas presentaciones ($ 25.292 millones en total). Trató así de no convalidar tasas más altas, en un contexto caracterizado por el encarecimiento en el costo del financiamiento que impulsa el Banco Central (BCRA) para tratar de evitar que la nueva tanda de ajustes tarifarios dispare una nueva escalada inflacionaria, señaló La Nación 

Las 4 series de Letes en pesos, a 91, 119, 182 y 273 días, se colocaron al 26,50%, 26,25%, 25,75% y 25,60% nominal anual. “Y la Lebac a 98 días (refriéndose al miércoles 13/12)  operó en el mercado secundario en torno de 29,50%. Es decir, se abrió un spread de unos 300 puntos”, observó Andrés Vilella Weisz, de Balanz Capital.

Los resultados respetan la curva de rendimientos de los otros bonos en pesos del Tesoro y están en línea con lo que esperábamos, al ser instrumentos más abiertos a la demanda externa. Indudablemente priorizaron precio antes que cantidad. La única duda es cómo incidirá esto en la demanda de Lebac la semana que viene”, expresó Juan Manuel Pazos, de Puente.

Según informó La Nación, la colocación se completó con US$ 1700 millones en dos nuevas Letes en US$ a 210 (al 2,83%) y 364 días (al 3,10%), aunque recibieron pedidos de compra por US$ 3300 millones, esto muestra que el proyectado impuesto a la renta no afectó el apetito por estos títulos, pese a que mantuvieron casi inalterables sus tasas, aunque con predilección por el corto plazo. Entre las Letes en pesos, por el contrario, la más demandada fue la más larga, que recibió ofertas de compra por $ 29.072 millones, aunque se adjudicó por sólo $ 6149 millones, lo que muestra que los inversores confían en una estabilidad cambiaria.

La SSN confirmó que las aseguradoras ya presentan sus balances en digital

Nota por Lisandro Greco

A partir de diciembre, los estados contables de las compañías aseguradoras se estregarán en digital ante la Superintendencia de Seguros de la Nación. El envío se hará a través del sistema de Tramitación a Distancia (TAD) que gestiona el Ministerio de Modernización y pone a disposición para mejorar la transparencia y eficacia de los trámites. Así, la SSN es el primer organismo de contralor que tiene los balances de las entidades que regula, a través de medios digitales, con firma conjunta de sus autoridades, auditores y actuarios.

El sistema de probó con diez compañías aseguradoras para chequear el sistema y, una vez testado, se puso en marcha. Se capacitó a más de 600 personas sobre su utilización, donde estuvieron incluidos los representantes de las compañías, auditores y actuarios.

Se ayuda así, también, a la despapelización del Estado, que permite cuidar el medio ambiente e impulsar la modernización del Organismo.

Fondos ya ofrecen a aseguradoras productos adaptados sin Lebac por Lisandro Greco

Nota por Lisandro Greco.

Después de la prohibición a las compañías de seguros para invertir directa o indirectamente en Lebac, las gerenciadoras de fondos decidieron cambiar sus portafolios para continuar recibiendo los capitales de las aseguradoras.

Los fondos comunes de inversión (FCI) ya están rebalanceando sus portafolios y preparan nuevas alternativas destinadas a las compañías de seguros. Es decir que se están deshaciendo de sus tenencias de Lebac y reemplazándolas por otros instrumentos. Los más optimistas aseguran que se pueden lograr rendimientos similares a los que se obtienen con las letras del Banco Central (BCRA) con otras inversiones.

El 16 de noviembre, mediante la Resolución 41.057 de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN), se les prohibió a las compañías de seguros invertir directa o indirectamente (es decir, a través de FCI) en Lebac. La normativa les exige ir reduciendo su exposición a los instrumentos del BCRA hasta fines de marzo de 2018. Las aseguradoras ya están efectuando cambios en sus carteras: “Nosotros ya estamos viendo algunas relocaciones desde que se empezó a hablar de la Resolución”, confirmó Juan Salerno, gerente de inversiones de Compass Group. José Echagüe, estratega de Consultatio Asset Management, coincidió: “Se ven cambios de carteras y rescates. El rebalanceo ya empezó y va a estar completo a partir de 2018. En el mercado, los precios de los bonos CER y Badlar ya mostraron esos movimientos”

Algunas gerenciadoras ya hicieron cambios en los FCI que estaban posicionados fuertemente en Lebac (conocidos como “T+1”). “MegaINVER rediseñó las carteras de varios de sus fondos para cumplir con la nueva disposición. Ya contamos con 10 alternativas de inversión para las aseguradoras, cada una con su benchmark bien definido”, comentó Gustavo Chicharro, gerente comercial de la firma. Consultatio, en tanto, adecuará uno de sus dos fondos T+1 a partir de 2018 para que sea elegible para las compañías de seguros.

En el caso de Balanz, en las próximas semanas lanzará un FCI cuyo objeto de inversión será exactamente lo definido por la SSN. La herramienta se llamará “Balanz Institucional” y se sumará a otras alternativas sin exposición a letras del BCRA. Algo similar sucede en Cohen, que está tramitando la autorización de un FCI de renta fija corporativa y provincial. Allaria Fondos, por su parte, está evaluando el arbitraje entre las posiciones en Lebac y una combinación de otros activos en pesos de corto plazo.

Al momento de efectuar los rebalanceos de carteras de los FCI, los portfolio manager tratan de buscar instrumentos que equiparen en rendimiento (aunque no la liquidez) de las Lebac. “Se puede armar un sintético con tasas de futuros de dólar y un activo denominado en dólares y se obtendrían rendimientos muy similares a las Lebac“, explico Pablo Santiago, director de Global Agro Broker. Desde Compass, Salerno aportó otra opción: “Tenemos un fondo que invierte en bonos corporativos en pesos y que compite con las Lebac porque rinde en promedio Badlar + 4,5%“.

Por su parte, Diego Falcone, portfolio manager de Cohen, agregó: “Todavía no sabemos si va a haber un instrumento soberano de corto plazo en pesos para reemplazar a las Lebac. Hoy no hay ningún instrumento líquido y soberano a 30, 60 o 90 días. Estamos esperando a ver si aparece la oportunidad de cambiar las Lebac por las Letras del Tesoro en pesos que fueron anunciadas“.

Entre las aseguradoras, las que más demandan rendimientos son las ART, cuyas indemnizaciones son determinadas por la justicia laboral y muchas veces tienen ajustes mayores al 30%. Para el resto de las compañías, con pasivos de largo plazo, la inversión en FCI se complementa con las posiciones en fideicomisos (que pueden rendir más del 30%) y los depósitos bancarios (plazos fijos y cuentas a la vista remuneradas). “Se percibe un renovado interés de las compañías de seguro por plazos fijos de entre 6 y 12 meses”, confiaron en un banco. Por otra parte, Samuel Wainstein, Institutional Sales de Banco Mariva, confirmó el alza en la tasa de depósitos: “Subimos un poquito la tasa larga de los plazos fijos, a 27%, pero por ahora no vimos un gran flujo de aseguradoras. En cuentas a la vista remuneradas, estamos pagando alrededor de un 22%”.

¿LETES por LEBAC? por Lisandro Greco

Nota realizada por Lisandro Greco.

Después de la prohibición a las compañías de seguros para invertir directa o indirectamente en Lebac, el mercado asegurador ve con buenos ojos a las Letes (Letras del Tesoro) como una interesante alternativa de inversión.

Según informó La Nación, a mediados del mes de diciembre, se manejaron pedidos de compra por algo más de $ 69.250 millones, aunque el Ministerio de Finanzas (que había convocado a licitar por $ 40.000 millones) adjudicó títulos por apenas el 36% de esas presentaciones ($ 25.292 millones en total).

El interés se generó tanto para las letras en dólares como en pesos. Fueron US$ 1700 millones en dos nuevas Letes en US$ a 210 días (al 2,83%) y 364 días (al 3,10%), aunque recibieron pedidos de compra por US$ 3300 millones. 

Ésto demuestra también que el proyectado impuesto a la renta no afectó el apetito por estos títulos, pese a que mantuvieron casi inalterables sus tasas, aunque con predilección por el corto plazo. 

Entre las Letes en pesos, por el contrario, la más demandada fue la más larga, que recibió ofertas de compra por $ 29.072 millones, aunque se adjudicó por sólo $ 6149 millones, lo que muestra que los inversores confían en una estabilidad cambiaria.

 

Se suman los FCI

Por otra parte, el mercado financiero sigue generando nuevas alternativas de inversión para las aseguradores con el objetivo de que la negativa ante las LEBAC, quede en el olvido. 

Con un fuerte impulso a los Fondos Comunes de Inversión (FCI), la City ofrece distintos FCI para mejorar el rendimiento de las carteras y que no estén atados únicamente a los instrumentos del BCRA.

Según EL CRONISTA, la administradora de capitales Balanz Capital lanzó un FCI cuyo objeto de inversión será exactamente lo definido por la SSN. La herramienta se llamará “Balanz Institucional” y se sumará a otras alternativas sin exposición a letras del BCRA. 

Algo similar sucede en Cohen, que está tramitando la autorización de un FCI de renta fija corporativa y provincial. Allaria Fondos, por su parte, está evaluando el arbitraje entre las posiciones en Lebac y una combinación de otros activos en pesos de corto plazo.

Si bien las LEBAC era un instrumento atractivo, queda claro que las aseguradoras seguirán teniendo opciones más que interesantes para administrar sus inversiones.

 

//Fuentes

http://100seguro.com.ar/las-letes-nueva-opcion-para-las-aseguradoras-debutaron-a-una-tasa-del-26/

https://www.cronista.com/finanzasmercados/Fondos-ya-ofrecen-a-aseguradoras-productos-adaptados-sin-Lebac-20171201-0021.html